Parque Natural de Somiedo (ii): Brañas de Mumian

Nuestro segundo día por el Parque Natural de Somiedo nos acercaremos a visitar las Brañas de Mumián. Se trata de una de las brañas más importantes de Somiedo y nos enseñarán como era la vida durante los siglos anteriores en esta zona. Salimos en un día lluvioso del pueblo vaqueiro de Santa María del Puerto donde hemos aparcado nuestros coches. La ruta es lineal, por lo que previamente hemos dejado uno de los coches, con el que subiremos posteriormente al finalizar la ruta, en LLamardal.  Aunque el cielo está nublado como el día anterior las expectativas son mucho más halagüeñas. Estamos a unos 1490 metros de altitud. Se trata de uno de los pocos pueblos de vaqueiros de alzada, vaqueiros que a diferencia de otros ganaderos de la zona que subían el ganado a las brañas a lo largo del día, practicaban la trashumancia.

Comenzamos subiendo a través de la Vega Ordial, bordeando cumbres como el Alto de los Cumales y El Diente, con numerosos caballos que nos miran curiosos ¿Quiénes son estos zumbados que por segundo día se lanzan a hacer rutas por estos lares con esta niebla tan cerrada?

Delante de nosotros únicamente contemplamos el blanco niebla, pero hoy tampoco nos va a echar atrás. Mirando hacia atrás podemos contemplar unas vistas excepcionales con algunas de las elevaciones más importantes de la zona. Cuando llegamos a la Machada Ordial comenzamos a subir por pequeños senderos formados en la mayoría de los casos por el paso del ganado que pasta por la zona. La subida es bastante complicada por la poca visibilidad que disponemos y que hace que algunas ocasiones nos salgamos de la ruta prevista.

Después de pasar un pequeño collado llegamos al primero de nuestros destinos, el Alto del Putracón situado a 1900 metros de altitud. La subida la hemos realizamos directamente campo a través sin ningún tipo de dififultad. Arriba la niebla está totalmente cerrada y no nos permite ver prácticamente nada. Las bajas temperaturas de esta cima nos dejan contemplar estampas heladas singulares.

Desde este pico continuamos por la cordal hasta el siguiente de nuestras cumbres, Peña Salgada, con 1976 metros de altitud. Por el camino, pequeños grupos de rebecos nos contemplan desde la distancia, escondidos en la cortina de la niebla. La subida no tiene ninguna dificultad aunque no veamos prácticamente nada durante la ascensión.

Al coronar esta peña situada a unos 1946 metros de altitud nos encontramos con una sencilla cruz metálica y un buzón de cumbres. Nos comentan que “El Peña Salgada es uno de los puntos panorámicos más destacados de la zona con vistas de los principales picos de León y Somiedo”… ¡Nosotros no vemos un carajo!

Descendemos a través de un sendero que nos cuesta encontrar, hasta el collado donde se halla la braña de Valdecuélebre. Una de las brañas más antiguas con numerosos restos de cabañas y con algún corro de piedra. A partir de este momento parece que despeja un poco y nos deja contemplar algunos retales puntuales del impresionante paisaje. ¡Sólo un espejismo!

Después de pasar la braña subimos a la cumbre del Pico Alto, situado a 1840 metros de altitud, donde la niebla hace que no podamos disfrutar de uno de los puntos panorámicos más espectaculares de la zona. Seguimos camino, un poco desesperados por el mal tiempo, para ascender fácilmente hasta Peña Gúa, situada a 1679 metros, pasando por el collado Corrotrapas.

Desde este pico las vistas son impresionantes. La niebla ha quedado “enganchada” en los picos por dónde veníamos  y el paisaje que divisamos es espectacular. Debajo ya podemos ver la Braña de Mumián, uno de los conjuntos de cabañas de teito más importantes del parque, a donde nos dirigiremos después de comer. ¡No existe lugar mejor! Ahora todo son risas y jolgorio haciendo que el esfuerzo haya merecido la pena.

Al Norte podemos divisar la Braña de Mumián a nuestros pies, el valle Urria y al fondo La Patana y Peña Manteca.

A la derecha el espectacular Valle del Lago

Vistas al Sur, el Picu Alto,  la Salgada y el Putracón. Vistas y grandes caídas hacia la zona de Llamardal.

Al Oeste, el Mocosu y la Mochada en primer plano y al fondo el Cornón.

Hacia el Este, la zona de Valle de Lago.

¡Sin palabras!

Después de disfrutar de una excepcional comida con las vistas desde la Peña Gúa toca descender. Volvemos al collado Corrotrapas y descendemos por un pequeño sendero pegados a la peña hasta la Braña de Mumián. Tenemos que atravesar una valla de alambres a nuestra izquierda, colocada para que no pase el ganado.

Los colores del bosque de La Enramada son indescriptibles ¡

Las fotos no hacen justicia al espectacular colorido!

Mumián es una de las brañas más importantes del parque con más de 15 cabañas de teito  bien conservadas. Este paraje nos da una idea de la cultura ancestral de este pueblo de Somiedo.

Después de contemplar las cabañas, bajamos hacia LLamardal a través de una pista que discurre por debajo de la peña, donde hemos dejado el coche con el que volveremos a recoger los que están en el Puerto.

Una ruta muy completa que, aunque no en su totalidad, nos ha permitido contemplar algunas de las mejores vistas del Parque Natural de Somiedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .